Ir al contenido principal

El Reloj de Puerto Rico en Aibonito: Una Maravilla Floral y Musical

 Ubicado en el pintoresco Pueblo de las Flores, Aibonito, el Reloj de Puerto Rico no es solo un marcador del tiempo; es una obra de arte que celebra la riqueza cultural y la belleza natural de la isla. Descubramos más sobre este ícono turístico que promete ser un punto de referencia para visitantes y locales.


El Reloj de Puerto Rico, situado en el Jardín de Jeanny en Aibonito, es una joya turística gratuita que atrae a numerosos visitantes cada año. Lo que lo hace excepcional es su diseño adornado con 6,000 flores que se mantienen florecidas durante todo el año. Esta característica distintiva lo convierte en una de las pocas estructuras de su tipo en el mundo, superando incluso al famoso reloj floral de Ginebra en diámetro.

Cada día, a las 12:00 del mediodía, el reloj toca el himno de Puerto Rico, llenando el aire con un sentido de patriotismo y orgullo. Además, a las 6:00 de la mañana y de la tarde, ofrece a los oyentes melodías variadas, desde el Ave María hasta el Huapango de Moncayo, y durante la temporada navideña, melodías festivas adornan el ambiente, añadiendo un toque mágico al Pueblo de las Flores.

El Reloj de Puerto Rico es más que una atracción; es un símbolo del orgullo y la identidad cultural de Aibonito y de toda la isla. Su ubicación en El Jardín de Jeanny no solo lo hace un punto de interés para turistas sino también un lugar de reunión y celebración para la comunidad local, especialmente durante eventos y festividades.

Al visitar el Reloj de Puerto Rico en Aibonito, los visitantes no solo disfrutan de una maravilla arquitectónica y floral, sino también de una experiencia musical y cultural única. Este reloj no es solo un atractivo turístico, sino un emblema del espíritu vibrante y la rica herencia de Puerto Rico. Definitivamente, es un lugar que promete dejar una impresión duradera en todos los que lo visitan.



 https://youtube.com/shorts/u2YsdyqpMvA?feature=shared

Comentarios

Entradas populares de este blog

La pirámide de Aguada

  Es como una Chichén Itzá en miniatura. Tiene unas cuantas historias interesantes detrás de la construcción de esta pirámide, incluida la fascinación del constructor con el tipo de construcción de las pirámides de estilo maya. Es interesante ver una pirámide en medio de la ciudad en el caribe. Está flanqueado por una granja en funcionamiento con caballos y vacas, y un gatito súper amistoso. Puede explorar el lugar en un corto período de tiempo. Está abierto todos los días y la entrada es gratuita.

El Tótem Telúrico de San Juan

  El tótem telúrico se encuentra en la Plaza del Quinto Centenario en el Viejo San Juan. La plaza rinde homenaje a los quinientos años del descubrimiento de Puerto Rico. Fue inaugurada el 1992. El tótem mide unos 40 pies.  Uno de los monumentos contemporáneos más interesantes de San Juan, elaborado en cerámica y granito negro por el artista puertorriqueños Jaime Suárez, con motivo de la conmemoración del Quinto Centenario del Descubrimiento en 1992. Situado en la plaza con el mismo nombre, el Tótem de 12 metros de altura es el símbolo de las raíces indigenistas de los pueblos americanos, en concreto la raíz taína, creado por el polifacético artista que, tras formase como arquitecto, desarrolló gran parte de su trayectoria en el mundo ceramista de grandes dimensiones, así como la escultura, pintura e incluso escenografía. El Tótem Telúrico se enmarca en una plaza refrescante con fuentes de agua que emergen del suelo y que en épocas de calor reúne a lugareños y turistas, niños y mayore

El Punto del Flamingo, Camuy

  Este restaurante es una joya escondida en el pueblo de Camuy. Es un ambiente muy familiar donde no se venden bebidas alcohólicas por lo cual no tendrás problemas con personas con exceso de alcohol. La variedad de frituras es masiva, un poco de todo lo tradicional de nosotros los boricuas. Les recomendamos que pruebas las rellenas de papa con el mana por dentro. Es un sabor inolvidable. Y de verdad que los precios son super económicos, nos comimos un tostón burguer que con jugo de china solo costaba $6.25.   Algunas fotos del lugar